Cómo cocer calabaza

La calabaza es una verdura versátil en la cocina. Aprende cómo cocerla para obtener una textura tierna y deliciosa. En este artículo, encontrarás pasos simples para cocerla en agua hirviendo, tiempos de cocción según el tipo de calabaza, consejos útiles y otras opciones de cocción, además de recetas populares. ¡Disfruta de todas las posibilidades de la calabaza en tus platos!

Los beneficios de cocer calabaza

La calabaza es una verdura muy versátil que ofrece diversos beneficios cuando se cocina adecuadamente. Al cocer la calabaza, se conservan sus propiedades nutricionales y se obtiene una textura tierna y suave que la hace perfecta para una variedad de recetas. A continuación, se presentan algunos de los beneficios de cocer calabaza:

  • Aporte nutricional: La calabaza es baja en calorías y grasas, pero rica en nutrientes esenciales como vitaminas A y C, así como minerales como el potasio y el magnesio. Al cocerla, se conservan estos nutrientes, lo que la convierte en una opción saludable para incluir en nuestra dieta diaria.
  • Fácil digestión: La cocción de la calabaza hace que sea más fácil de digerir, lo que es beneficioso para personas con problemas estomacales o digestivos. Además, su contenido de fibra ayuda a regular el tránsito intestinal y promueve la salud digestiva en general.
  • Versatilidad culinaria: Al cocer la calabaza, se puede utilizar en una amplia variedad de recetas, desde sopas y guisos hasta ensaladas y platillos principales. Su sabor suave y dulce combina bien con otros ingredientes y permite la creación de deliciosos platos.
  • Sabor y textura mejorados: Al cocer la calabaza, se logra una textura tierna y suave que realza su sabor natural. La calabaza cocida tiene un sabor ligeramente dulce y una consistencia cremosa que la hace muy agradable al paladar.

Estos son solo algunos ejemplos de los beneficios de cocer la calabaza. Al incluir este vegetal en nuestras recetas, no solo le damos un toque nutritivo y sabroso a nuestros platillos, sino que también aprovechamos sus propiedades para cuidar de nuestra salud. ¡No dudes en experimentar con diferentes recetas y disfrutar de los beneficios de cocer calabaza en tu cocina!

Pasos para cocer calabaza en agua hirviendo

Preparando la calabaza

Antes de comenzar a cocer la calabaza en agua hirviendo, es importante prepararla adecuadamente. Primero, asegúrate de elegir una calabaza fresca y en buen estado. Lávala con agua corriente para eliminar cualquier suciedad o residuos. Luego, con un cuchillo afilado, corta la calabaza por la mitad y retira las semillas y las fibras del interior. Pela la piel de la calabaza con un pelador de vegetales y corta la pulpa en trozos o rodajas, dependiendo de tus preferencias y de la receta que vayas a preparar.

Llevando el agua a hervir

Una vez que tengas la calabaza lista, es el momento de hervir el agua para cocinarla. Llena una olla grande con agua suficiente para cubrir completamente la calabaza. Agrega sal al agua para intensificar el sabor de la calabaza durante la cocción. Lleva el agua a fuego alto y espera hasta que empiece a hervir de manera vigorosa.

Cocinando la calabaza

Cuando el agua esté hirviendo, con cuidado coloca los trozos de calabaza en la olla. Asegúrate de no sobrecargar la olla para que el agua pueda circular libremente alrededor de la calabaza y cocinarla de manera uniforme. Deja que la calabaza hierva durante aproximadamente 15-20 minutos, dependiendo del tamaño de los trozos. Para verificar si la calabaza está lista, usa un tenedor para pincharla. Si el tenedor se hunde fácilmente en la carne de la calabaza, significa que está tierna y lista para ser consumida.

  • Asegúrate de no cocinar la calabaza en exceso, ya que esto puede provocar una textura demasiado blanda. Es mejor quedarse un poco corto en el tiempo de cocción y luego ajustarlo según tus preferencias de textura.
  • Recuerda mantener la temperatura adecuada del agua durante todo el proceso de cocción. Si el agua deja de hervir, ajusta la temperatura para mantener un hervor constante.
  • Una vez que la calabaza esté cocida a tu gusto, retírala del agua caliente y colócala en un recipiente con agua fría para detener la cocción. Esto ayudará a mantener la textura tierna y evitará que la calabaza se cocine demasiado.

Tiempos de cocción según el tipo de calabaza

La calabaza es una verdura versátil que puede cocerse de diferentes maneras, pero es importante tener en cuenta el tipo de calabaza que se está utilizando, ya que cada variedad puede requerir tiempos de cocción ligeramente diferentes para obtener los mejores resultados.

A continuación, se mencionan algunas de las variedades de calabaza más comunes y los tiempos aproximados de cocción para cada una:

  • Calabaza de invierno: Esta variedad de calabaza, como la calabaza butternut, por lo general, requiere alrededor de 30 a 40 minutos de cocción al horno a una temperatura de 180°C. La calabaza debe estar tierna y fácilmente separable con un tenedor.
  • Calabaza de verano: La calabaza de verano, como la calabaza amarilla o la calabaza italiana, es más fácil de cocer y generalmente se requiere menos tiempo. En aproximadamente 15 a 20 minutos de cocción al vapor o hervida, la calabaza estará tierna y lista para ser utilizada en tus recetas favoritas.
  • Calabaza espagueti: La calabaza espagueti tiene una textura fibrosa similar a los fideos, y se cuece de manera diferente a otras variedades. Para cocinarla al horno, se puede cortar por la mitad, quitar las semillas y cocinar durante aproximadamente 40 a 60 minutos a una temperatura de 200°C. Una vez cocida, podrás utilizar un tenedor para desmenuzar la pulpa y obtener una especie de espagueti vegetal.
  • Calabaza Hokkaido: Esta variedad de calabaza es fácil de cocer al horno. Se recomienda cortarla en rodajas o cubos, colocarla en una bandeja para hornear y cocinar durante unos 25 a 35 minutos a 180°C. La calabaza Hokkaido estará tierna y lista para ser utilizada en diversas recetas.

Recuerda que estos tiempos de cocción son solo aproximados y pueden variar según el tamaño y la madurez de la calabaza. Siempre es recomendable probar la textura de la calabaza durante el proceso de cocción para asegurarte de que esté tierna y lista para ser utilizada en tus preparaciones culinarias.

Consejos para que la calabaza quede en su punto

Una buena cocción de la calabaza es fundamental para obtener un resultado sabroso y con la textura adecuada. A continuación, te daremos algunos consejos para que logres cocer la calabaza a la perfección:

Evitar la cocción excesiva

Es importante evitar cocinar la calabaza en exceso, ya que puede volverse demasiado blanda y perder su textura deseada. Recuerda controlar el tiempo de cocción según el método que elijas y verificar la consistencia de la calabaza con un tenedor o cuchillo afilado. Si la calabaza se deshace fácilmente, es indicativo de que está sobre cocida.

Mantener la temperatura adecuada

Asegúrate de mantener una temperatura constante durante la cocción para evitar que la calabaza se cueza de manera desigual. Si estás cocinando la calabaza en agua hirviendo, mantén el fuego a una temperatura media-alta. Si optas por el horno, precaliéntalo a la temperatura indicada antes de colocar la calabaza en su interior.

Otros trucos y recomendaciones

Además de los consejos anteriores, aquí tienes algunos trucos adicionales para que logres una cocción perfecta:

  • Pela y corta la calabaza en trozos del tamaño adecuado para que se cocine de manera uniforme.
  • Añade sal al agua de cocción para realzar el sabor de la calabaza.
  • Si prefieres conservar la forma de la calabaza, puedes envolverla en papel de aluminio antes de cocinarla.
  • Si notas que la calabaza está tardando demasiado en cocerse, puedes ayudar a acelerar el proceso cortándola en trozos más pequeños.
  • Prueba diferentes métodos de cocción para descubrir cuál se adapta mejor a tus gustos y necesidades.

Sigue estos consejos y trucos para que logres cocer la calabaza de manera perfecta, obteniendo unos resultados deliciosos y con la textura ideal para tus platos favoritos.

Otras opciones de cocción para la calabaza

Cocer calabaza al vapor

Cocer la calabaza al vapor es una opción saludable y simple para conservar los nutrientes y obtener una textura suave. Sigue estos pasos:

  • Lava y pela la calabaza. Corta en trozos pequeños para una cocción uniforme.
  • Coloca los trozos de calabaza en una vaporera y añade agua hasta cubrir ligeramente el fondo.
  • Tapa la vaporera y lleva el agua a hervir a fuego medio-alto. Reduce el fuego y deja cocer durante aproximadamente 15-20 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna al pincharla con un tenedor.
  • Retira la calabaza del vapor, déjala enfriar y estará lista para agregar a tus platillos.

Preparar puré de calabaza

El puré de calabaza es una preparación versátil que puede utilizarse como base para otros platos o disfrutarse como guarnición. Sigue estos pasos:

  • Lava y pela la calabaza. Corta en trozos pequeños.
  • Cuece los trozos de calabaza en una olla con agua hirviendo hasta que estén tiernos, aproximadamente 15-20 minutos.
  • Escurre el agua y tritura la calabaza con un tenedor o utiliza una licuadora para obtener una textura más suave.
  • Agrega sal, pimienta u otras especias al gusto como canela, nuez moscada o jengibre para realzar el sabor.
  • El puré de calabaza está listo para servir como un acompañamiento delicioso en tus comidas favoritas.

Ahora que conoces estas opciones de cocción, podrás disfrutar de la calabaza en diferentes formas, añadiendo su sabor único a tus preparaciones culinarias.

Recetas populares con calabaza cocida

Sopa de calabaza

La sopa de calabaza es una deliciosa opción para disfrutar en la temporada de otoño. Para prepararla, comienza cocinando la calabaza en agua hirviendo hasta que esté tierna. Luego, en una olla aparte, sofríe cebolla y ajo en aceite de oliva hasta que estén dorados. Agrega la calabaza cocida y un caldo de tu elección, como caldo de pollo o vegetales.

Deja que la sopa hierva a fuego bajo durante unos minutos para que los sabores se mezclen. Luego, utiliza una licuadora de mano o una licuadora convencional para obtener una textura suave. Prueba y ajusta el sazón con sal, pimienta y especias como nuez moscada o canela. Sirve caliente y decora con cilantro fresco o crema agria si lo deseas.

Ensalada de calabaza cocida

La ensalada de calabaza cocida es una opción refrescante y nutritiva. Comienza pelando y cortando la calabaza en cubos. Cocina la calabaza al vapor hasta que esté tierna, pero aún firme. Luego, déjala enfriar. En un tazón grande, combina la calabaza cocida, hojas de lechuga frescas, tomates cherry cortados por la mitad, queso fresco desmenuzado y semillas de calabaza tostadas.

Para el aderezo, mezcla jugo de limón fresco, aceite de oliva, sal y pimienta al gusto. Vierte el aderezo sobre la ensalada y mezcla bien. Sirve fría y disfruta de esta explosión de sabores en cada bocado.

Guarniciones y platos principales con calabaza cocida

La calabaza cocida también puede ser un acompañamiento versátil en diferentes platos principales. Puedes agregar trozos de calabaza a guisos, estofados o cazuelas para darles un sabor único y una textura suave. También puedes servir la calabaza cocida como guarnición junto a carnes asadas, pollo a la parrilla o pescado al horno.

Si deseas un plato principal vegetariano, considera hacer unas deliciosas tortitas de calabaza. Mezcla la calabaza cocida con huevo, harina, especias al gusto y forma las tortitas. Luego, cocínalas en una sartén con un poco de aceite hasta que estén doradas por ambos lados. Sirve las tortitas con una salsa de yogur y disfruta de una opción sabrosa y saludable.

Recetas con calabaza

Arroz de otoño al horno con calabaza, setas y castañas 

Ingredientes:

  • 1 calabaza grande entera
  • 350 g setas limpias (Rebozuelo o chanterelle si es posible)
  • 200 g de Castañas asadas y peladas
  • 1 cebolla grande o 2 medianas picadas en cubos pequeños
  • 2 dientes de ajo triturados
  • 1 puerro picado en trozos pequeños
  • ½ taza de Cebollino picado finamente
  • 3 tazas de arroz bomba o de grano medio
  • 4 tazas de caldo de vegetales
  • ¼ cucharadita de canela en polvo
  • 1/8 cucharadita de nuez moscada
  • Sal y Pimienta
  • 1 taza de vino blanco
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 150 g de mantequilla fría picada en cubos
  • 2 cucharaditas de miel de abeja o jarabe de maple
  • 2 cucharadas de aceite
  • 300 g queso fontina o emmental

Procedimiento:

  1. Comenzamos nuestra preparación por lavar la parte exterior de nuestra calabaza con agua y jabón para lavar platos tallando con mucho cuidado, ya que para esta receta utilizaremos la pieza completa. Una vez limpia y seca procedemos a cortar en la parte superior un círculo de 15 cm aproximadamente, retiramos la parte superior para que nos sirva luego de tapa. A continuación procedemos a extraer las semillas y todo el desperdicio del centro de nuestro zapallo, luego con ayuda de una cuchara quitamos toda la pulpa posible, pero sin romper demasiado la capa interna.
  2. Antes de continuar entenderemos nuestro horno a 180 °C y mientras esperamos a que tome temperatura procedemos a sazonar la parte interna de la calabaza. Para ello tomamos un recipiente pequeño añadimos la canela, la nuez moscada, 1⁄2 cucharadita de sal con ½ de pimienta, el aceite y la miel con ayuda de una cuchara mezclamos todo hasta formar un aderezo homogéneo que frotamos por toda la parte interna, bien sea con ayuda de una cuchara o con tus dedos limpios. Cuando esté lista la colocamos sobre una bandeja apta para el horno e introducimos en el mismo por 15 minutos.
  3. Seguimos al tomar los trozos de calabaza que retiramos y picarlos en cubos de tamaño medio, luego agarramos una cacerola mediana y colocamos sobre la estufa a fuego fuerte por un par de minutos.
  4. En cuanto nuestro utensilio alcance una temperatura alta añadimos la cebolla y el ajo, removemos por unos minutos antes de agregar el puerro. Dejamos rehogar unos 10 minutos antes de añadir las setas troceadas y sonreímos por otros 5 minutos más.
  5. En este punto colocamos nuestro caldo de vegetales en una olla mediana y lo calentamos en la estufa. Además, vertemos el arroz y la calabaza sobre el sofrito de setas y vegetales, removemos por unos 3 minutos antes de verter el vino blanco junto con 1 cucharadita de sal, pimienta y el tomillo seco, esperaremos a que se evapore el alcohol para retirar nuestra preparación de la estufa.
  6. Con nuestro arroz en marcha y el caldo bien caliente, retiramos la calabaza del horno y procedemos a colocar dentro de ella el sofrito de arroz y vegetales junto con el caldo bien caliente. (Mucho cuidado, ya que todo está bien caliente) Colocamos la parte superior de nuestra calabaza como tapa e introducimos en el horno de nuevo por 35 minutos. Para mayor seguridad podemos cubrir la parte superior con papel de plata, con la finalidad de evitar que la parte superior y exterior se quemen, además de promover la ebullición de los líquidos dentro.
  7. Una vez transcurridos los primeros 20 minutos retiramos del horno, comprobamos el punto de cocción y líquido restante. En este punto debe faltar un poco para que el grano se encuentre al dente, no obstante destapamos la calabaza, revolvemos un poco antes de añadir la mantequilla junto con el queso en la parte superior. La tapa la colocamos sobre la bandeja de hornear, a un lado de nuestra calabaza e introducimos al horno para completar su cocción.
  8. Una vez listo retiramos del horno y servimos en los platos de forma equilibrada (Un poco de arroz junto con la capa de queso y cortamos la calabaza para completar la porción).

Recetas con puré de calabaza

Magdalenas de zapallo y naranja con betún de queso crema

Ingredientes para 24 unidades:

• 4 tazas de Harina de repostería
• 4 cucharaditas de Polvo de hornear
• 3 cucharaditas de Bicarbonato de sodio
• 400 g Zapallo hervido y triturado
• ¾ tazas de Aceite de coco
• 3 cucharaditas de Vainilla
• 1 taza de zumo de naranja (preferiblemente natural)
• 2 ½ tazas de leche
• 3 cucharaditas de ralladura de naranja
• 3 cucharaditas de canela
• 2 cucharaditas de nuez moscada
• 1 cucharadita de jengibre en polvo
• 1 cucharadita de cardamomo en polvo
• 3 tazas de Azúcar Morena
• 1 cucharadita de vinagre de manzana
• 3 huevos
• 150 g Cacahuates fritos con miel picados en trozos
• 300 g Queso crema
• 1 taza de nata montada
• 2 tazas de Azúcar pulverizada
• 2 cucharaditas de miel de abeja
• 2 cucharaditas de vainilla
• 2 cucharaditas de ralladura de naranja
• 1 cucharadita de vainilla


Implementos necesarios:
Batidora eléctrica o batidor de globo
• Molde para magdalenas
• Espátula plástica de repostería
• Cuchara para helados
• Colador de malla fina
• Tazas medidoras

Preparación:

  1. Antes de iniciar con esta preparación, es fundamental encender nuestro horno a 180 grados y medir todos los ingredientes con precisión. A continuación tomamos un bowl grande y ubicamos el colador en la parte superior para comenzar a combinar y cernir la harina junto con el polvo de hornear, bicarbonato de sodio, canela, nuez moscada, jengibre y el cardamomo. Revolvemos todo y colocamos a un lado.
  2. Por otra parte, en un recipiente mediano mezclamos los huevos y el azúcar morena, en otro lado añadimos la leche con el jugo de naranja y el vinagre de manzana, revolvemos y esperamos 5 minutos antes de verter con la mezcla de huevos y azúcar. Con ayuda de nuestra batidora emulsionamos todos los ingredientes y agregamos la vainilla para completar.
  3. Procedemos a colocar nuestro aceite de coco en un recipiente pequeño e introducimos en el microondas por 2 minutos a potencia media, una vez derretido lo combinaremos con la pulpa o puré de zapallo y la ralladura de naranja. Esta combinación la anexamos a los líquidos y batimos 5 minutos.
  4. Completamos nuestra mezcla al combinar los ingredientes secos que reservamos en el bowl con la preparación de los líquidos, añadiendo los líquidos a los secos poco a poco y batiendo constantemente hasta unir ambos. Es importante batir bien la preparación e incorporar los secos en partes con ayuda de una cuchara.
  5. Por último añadimos la mitad de nuestros cacahuetes picados y espolvoreados con 1 ⁄ 2 cucharadita de harina. Mezclamos todo con ayuda de una cuchara de madera o nuestra paleta de repostería hasta fusionar en una masa homogénea. Enseguida con ayuda de la cuchara para helados llenamos cada uno de los espacios del molde para magdalenas a 3 ⁄ 4 partes de su capacidad, dependiendo del tamaño de nuestro molde podríamos necesitar colocar papel film sobre el recipiente con la mezcla sobrante para reservar mientras horneamos. Dicho esto introducimos el molde en nuestro horno para cocinar las magdalenas por 20 minutos aproximadamente. Para verificar la cocción de las mismas pinchamos con un palito de brocheta, si este sale limpio retiramos y esperamos un par de minutos para retirar las magdalenas y repetir el procedimiento hasta acabar con la masa.
  6. Mientras las magdalenas están listas y frías procedemos a realizar el betún, para ello colocamos en un bol limpio el queso crema junto con el azúcar pulverizada y 1 cucharadita de vainilla con 2 de miel de abeja o maple, batimos todo hasta lograr una crema sedosa, a la cual añadimos con ayuda de nuestra paleta de repostería y con movimientos envolventes la nata montada y la ralladura de naranja, para finalizar llevamos al refrigerador por 1 hora.
  7. Una vez las magdalenas han bajado su temperatura y reposado nuestro betún procedemos a cubrir la parte superior de cada magdalena con 1 cucharada de betún y esparcimos un poco con ayuda de la parte trasera de la misma, coronamos con un poco de cacahuate dulce picado y pasamos a una bandeja el recipiente para servir.
Resumen:
recipe image
Nombre de la Receta:
Cómo Cocer Calabaza
Nombre del autor:
Publicado en:
Tiempo de Preparación:
Tiempo de Cocción:
Tiempo Total:
Puntuación media:
41star1star1star1stargray Based on 12 Review(s)
Scroll al inicio